Odio dignissimos blanditiis qui deleni atque corrupti.

d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Calidez Excepcional

A tan sólo cinco horas en tren de París, se ubica la Riviera Francesa, destino que se ha convertido en el predilecto de la realeza europea, artistas y cantantes para vacacionar a bordo de exuberantes yates, rodeados de privacidad, suntuosidad y excelente gastronomía. También conocida como la Costa Azul, este sitio de color índigo, es un paraíso cuya extensión acuática comprende desde Marsella hasta la frontera italiana. Sin duda, es el escape ideal para disfrutar del verano, debido a sus tres mil horas de sol anuales.

Además de ofrecer una alta dosis de entretenimiento, su oferta cultural brinda al viajero remansos de historia y tradición centenarias. Algunos de los paisajes imperdibles del sureste francés son, entre otros, Cannes, Montecarlo, Saint Tropez y Niza, urbes costeras colmadas de glamour, cuyo valor agregado son sus playas —de serenas aguas— que arrullan a todo aquél que se aventura a nadar entre sus olas.

Una de las localidades más peculiares de esta afamada zona es Menton, poblado erigido entre las montañas y el mar. Coloquialmente llamada La Ciudad de los Limones, sobresale por su apuesta artística, agradable clima y patrimonio arquitectónico, en el que destaca el carácter religioso, y la construcción de jardines de elaborado diseño, en los que se aprecian palmeras, olivos y plantas tropicales que visten de verde la ciudad.

Anualmente los habitantes de Menton, a los que se suman miles de turistas, festejan a inicios de marzo la Fête du Citron: una celebración única en el mundo, donde los protagonistas son los limones, y puedan llegar a utilizarse hasta 145 toneladas de esta agria fruta para elaborar esculturas y adornar fachadas; hecho que atrae a alto número de personalidades que, a su vez, buscan conocer los matices y secretos que resguarda la región. Junto con el Carnaval de Niza, el Gran Premio de la Fórmula 1 de Mónaco y el Festival de Cannes, éste es uno de los eventos más importantes de la Riviera Francesa.

El agradable clima de la región mima al visitante.

Ubicado al sur de Francia —entre la Costa Azul y Provenza—, se erige sobre una finca de 300 hectáreas: Terre Blanche Hotel Spa Golf Resort, un sitio que cautiva por su propuesta de hospitalidad y contacto con la naturaleza.

Con una temperatura promedio de 25ºC, la Costa Azul preserva su carácter bohemio, cuya estética ha influido a un sinfín de artistas. En tanto, para aquellos de personalidad aventurera, se convierte en el lienzo perfecto para iniciar un recorrido a bordo de un automóvil y conocer las bondades de la región.

Es innegable que Francia es una de las capitales internacionales de la alta gastronomía, en su territorio existe una larga lista de restaurantes con Estrellas Michelin. En el caso particular del sur de este país, el paladar es agasajado por productos de denominación de origen —aceite de oliva, hierbas, aceitunas— que cautivan por su exquisita sazón.

Además, la Costa Azul y Provenza son áreas de viñedos, el cultivo de vid en tierra francesa es tan abundante que no sólo remite a una tradición: la calidad de los vinos de la región, ha posicionado a las bodegas galas entre las más destacadas en la industria vinícola.

Terruño de sosiego

En la región de Provenza —entre Cannes y Niza — se encuentra el pueblito medieval de Tourrettes-sur-Loup, donde la principal actividad es el cultivo y producción de las violetas victoria. Es el único sitio de Francia en el cual los inviernos se perciben sin intensas heladas, los veranos no son sofocantes y el otoño es probablemente la época favorita de los habitantes, debido a que esta atractiva flor limpia y aromatiza los campos.

En el epicentro rural de este condado, que se caracteriza por sus imponentes casas del siglo XVI que resaltan sobre su rocoso terreno, se erige uno de los hoteles más exclusivos y concurridos de la zona: Terre Blanche Hotel Spa Golf Resort. Oculto entre extensos bosques y jardines, este recinto categoría Cinco Estrellas dispone en sus instalaciones de cualidades que le proporcionan lujo, comodidad y bienestar; aparte de una ubicación privilegiada que permite disfrutar de las bondades del entorno natural.

Situado en una finca de 300 hectáreas, la última remodelación del inmueble fue en 2006, cuando se decidió renovar su estética y dar a los espacios un ambiente contemporáneo, ello con la estrategia de conjugar cuidadosamente la arquitectura con el terreno circundante.

El diseño se encuentra inspirado en la belleza natural del paisaje boscoso; el respeto por el ecosistema se aprecia en el entorno, el cual no sufrió alteraciones con la construcción del inmueble. Con el propósito de respetar a la Madre Naturaleza, las 115 habitaciones del hotel —entre villas y suites— fueron elaboradas a base de materiales locales, donde se aprecia la piedra blanca utilizada en las fachadas y la arcilla roja para crear un preponderante tono terracota de los tejados, al igual que el empleo de madera reciclada en los pisos.

Además de su privilegiada ubicación, hospedarse en este sitio significa sumergirse en un océano de vegetación, experimentar un remanso de serenidad y estar presente en el corazón de un hábitat preservado que, gracias a la gentileza de sus paisajes, permite realizar actividades al aire libre. Con el fin de aprovechar al máximo la lejanía y privacidad de Terre Blanche —complejo que ha sido galardonado en múltiples ocasiones por su oferta turística y propuesta de descanso—, se ha puesto a disposición de los visitantes alternativas de entretenimiento exterior, tal como senderismo, bicicleta de montaña, yoga y paseo en buggy por el bosque. Este sitio es hogar de una reserva de vida silvestre excepcional que permite a los visitantes tomarse el tiempo para observar y maravillarse con el equilibrio ecológico de la propiedad.

€180 el green fee de cada uno de los campos de golf, los cuales obtuvieron la certificación GEO en 2016 por su enfoque ecológico

Terre Blanche Hotel Spa Golf Resort propicia momentos de relajación.

La ubicación incomparable de Terre Blanche permite a los huéspedes experimentar el encanto y el carácter de Provenza, algunos de los recorridos que se pueden solicitar son El Camino del Perfume, El Recorrido de los Viñedos, El Cañón del Verdón; por si fuera poco es posible apreciar el impresionante lago de Sainte-Croix, el tercero más grande de Francia, que cautiva por ser escenario de apasionantes aventuras.

Aparte de realizar estos recorridos y descubrir el encanto de los alrededores, este resort brinda una propuesta holística sin comparación en Europa Occidental: Terre Blanche Spa, una guarida de lujo de 12 cabinas de tratamiento y dos espaciosas suites, cuya extensión total abarca un área de 3,200 m2, y se encuentra rodeado por hermosos jardines.

Al interior de este palacio sensorial se encuentra el área húmeda —sauna, hammam, vapor, fuente de hielo y regadera de sensaciones—, a la cual los visitantes ingresan alrededor de 40 minutos previos a iniciar su experiencia corporal. El menú de tratamientos ofrece un total de 25 opciones, en las que predominan las envolturas, masajes relajantes, piedras calientes, reflexología, tejido profundo y procedimientos faciales de alta tecnología.

Se cuenta también con la alternativa de entrenadores personales que, según las necesidades del huésped, se especializan en impartir clases de escultura corporal que incluye sesiones de 40 minutos de gimnasia y ciclismo acuático, yoga y pilates. La alberca de sensaciones, situada en el centro del sitio, es calentada artificialmente a una temperatura de 28ºC, con la opción de hidromasaje a través de chorros estimulantes que incitan al alivio vigorizante de los músculos.

A las parejas se les recomienda solicitar una de las dos suites dobles; ahí, aparte de albergar una terraza privada, es posible ordenar aperitivos y una botella de vino espumoso para tomar el sol, mientras se contempla la vista hacia los valles de Provenza.

Para quienes gustan del deporte de los bastones,
el hotel cuenta con dos campos de 18 hoyos cada uno: Le Château y Le Riou, creaciones del arquitecto galés Dave Thomas

El diseño se encuentra inspirado en la belleza natural del paisaje boscoso; el respeto por el ecosistema se aprecia en el entorno, el cual no sufrió alteraciones con la construcción del inmueble. Con el propósito de respetar a la Madre Naturaleza, las 115 habitaciones del hotel —entre villas y suites— fueron elaboradas a base de materiales locales, donde se aprecia la piedra blanca utilizada en las fachadas y la arcilla roja para crear un preponderante tono terracota de los tejados, al igual que el empleo de madera reciclada en los pisos.

Por las excelentes condiciones de ambos escenarios golfísticos, en 2019 el resort fue reconocido por los World Golf Awards, como el Mejor Hotel de Golf de Francia.

El campo Le Château está considerado uno de los 100 mejores de Europa continental; es un desafiante escenario —par 72 de 7,235 yardas—. Por las características del recorrido, sus enormes bunkers, dos lagos y un río que protegen los greens, es únicamente accesible para jugadores con índice máximo de 35 golpes.

El segundo escenario, Le Riou —par 72 de 6,567 yardas— fue diseñado en medio del bosque, con obstáculos de agua, además de sinuosos fairways y rápidos greens, que requieren de precisión en cada tiro. Reservado para los socios del club, invitados y huéspedes del hotel, anualmente es sede del Terre Blanche Ladies Open del Access Series Tour del Ladies European Tour.

Para optimizar el juego se encuentra la academia de juego, Albatros Golf Performance Center, el primer Instituto del European Tour Performance del mundo, el cual ofrece 64 mesas de práctica en dos niveles, además de área de juego corto, putting green y gimnasio. Otro servicio para jugadores de todos los niveles es Terre Blanche Golf Academy, atendida por profesionales que cuentan con equipo de última generación. Con el fin de celebrar el final de la ronda de golf, la casa club —localizada en el corazón de los campos— cuenta con una boutique Proshop, donde se puede adquirir las últimas tendencias en prendas y equipo. El restaurante Les Caroubiers, se especializa en comida francesa y alimentos de la región.

Leave a comment

Add your comment here