Odio dignissimos blanditiis qui deleni atque corrupti.

d

The Point Newsletter

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

Follow Point

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Cinco grandes del golf

Conoce a los cinco mejores jugadores del golf que ha dado la historia y su legado que ha traspasado las fronteras de este bello deporte. Cinco personajes únicos que hicieron del golf un proyecto de vida.

Ilustraciones: Ángel Sánchez / Daniel Esqueda Design

Gene Sarazen

Hijo de migrantes sicilianos, Gene Sarazen estaba predestinado a ser uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, ya que, al igual que Ben Hogan, su primer acercamiento al golf fue a los 10 años, al convertirse en caddie por falta de recursos.

En 1921, a los 19 años, fue contratado por el Highland Country Club como profesional del club, pero un año después clasificó al U.S. Open Championship y lo ganó. A partir de ese momento, decidió romper su relación laboral con el club y dedicarse a jugar torneos profesionales a tiempo completo, una decisión sumamente atinada. A la postre ganaría siete Majors y lograría en 1935 el Grand Slam, al quedarse con la chaqueta verde en Augusta National Golf Club.

Se cree que Sarazen invento el “sand wedge” –bastón para sacar la pelota de la arena- y lo utilizó por primera vez en el Open Championship de 1932. Posteriormente, tanto amateurs como profesionales empezarían a emplear este bastón sobre el pasto, por lo que se puede decir que Gene Sarazen es el padre del juego corto, una razón para tenerlo presente cada que logremos salvar un par gracias a un buen tiro de aproach.

El puente del hoyo 15 en Augusta National se conoce como “The Gene Sarazen bridge”, ya que en 1935, el jugador homónimo logró una doble águila en el Masters

Bobby Jones

Ingeniero mecánico, ganador del U.S. Amateur Championship y el U.S. Open Championshipel mismo año, licenciado en Letras por la Universidad de Harvard, ganador del Grand Slam en la era pre Masters, abogado y el mejor golfista amateur de todos los tiempos, eso y mucho más fue Robert Tyre Jones Jr., mejor conocido como Bobby Jones.

Jones despegó en 1923, cuando ganó su primer grande,el U.S. Open Championship. A partir de esa fecha, su carrera fue en ascenso y consiguió 13 Majors. En esta época no existían aún el Masters y el U.S. Amateur Championship, el Amateur Championship, el U.S. Open Championship y el Open Championship eran los Majors de ese momento.

En 1930 logró hacer un Grand Slam, conquistando los cuatro torneos el mismo año. En ese momento, cumplidos los 28 años, decidió dejar de competir en torneos al considerar que ya había llegado a la cúspide de su desempeño.

Pero siempre se mantuvo cerca del golf y junto con la marca Spaldingcreó una línea de bastones con su nombre, que hasta la fecha se consideran uno de los mejores diseños en la historia. Además, viajó a Los Ángeles para filmar películas enfocadas en la enseñanza del golf, dichos filmes solían proyectarse antes de los grandes lanzamientos del momento.

Su fama era tal que comenzó a dificultarle el jugar una ronda de golf tranquilamente, por lo que decidió comprar terrenos en su natal Georgia y construir un campo en el que pudiera practicar con sus amigos. Tal decisión llevó a la creación del Augusta National, y esas rondas se convirtieron en el Masters, el torneo con mayor relevancia histórica en el deporte de los bastones.

El Masters es uno de los factores que han contribuido a mantener vivo el legado de este personaje, quien seguramente estaría feliz de ver el entusiasmo que su torneo y su figura despiertan.

Bobby Jones jugó el México Internacional Amateur, antes conocido como Nacional de Aficionados, torneo individual a nivel amateur de gran prestigio en nuestro país.

Ben Hogan

Una tragedia fue la encargada de acercar a Ben Hogan al golf. Cuando apenas tenía 9 años, su papá cometió suicidio, dejando a su familia a la deriva, por lo que el menor de tres hijos tuvo que buscar la manera de aportar dinero a la casa. Fue así como llegó a Glen Garden Country Club a trabajar como caddie, el lugar donde aprendió a jugar golf.

Su etapa inicial no resultó como esperaba, llegó a estar en quiebra y tuvo que pasar 10 años como profesional antes de conseguir su primera victoria. Tras este triunfo, su suerte cambió y terminó retirándose con 64 victorias en el PGA Tour, hecho que lo coloca en la cuarta posición entre los jugadores con más títulos.

Pero la tragedia volvió a su vida, y en 1949 el auto que manejaba junto con su esposa fue embestido por un camión de pasajeros. Los doctores pronosticaban que no volvería a caminar y mucho menos a jugar golf. Sin embargo, un año después participó en un evento del PGA Tour, donde fue derrotado por Sam Snead luego de un desempate a 18 hoyos.

Distintos periodistas de la época han descrito este momento como sumamente emotivo ya que, al terminar el torneo, el público se abalanzó sobre él para cargarlo en hombros. El propio Tiger Woods considera este regreso como un suceso icónico en la historia del golf.

En 1953 logró los títulos del Masters, el U.S. Open Championship y el Open Championship, siendo el PGA Championship el único Major que no ganó ese año, porque se empalmó con las fechas del Open Championship y no lo pudo jugar. A esta hazaña se le conoce como la “Triple Corona” y es el único jugador, junto con Woods, que ha podido obtener la primera posición en tres torneos categoría Major del mismo año.

Hogan vivirá por siempre en la memoria de los aficionados y golfistas como un verdadero guerrero, símbolo de perseverancia y el hombre del swing perfecto.

Ben Hogan escribió “Five Lessons: The Modern Fundamentals of Golf”, un libro de gran importancia para la enseñanza del golf hasta la fecha.

Severiano Ballesteros

Para muchos, Seve Ballesteros es el mejor jugador en la historia de Europa continental y para otros tantos, el más creativo del golf. Pero lo verdaderamente impresionante fue que necesitó únicamente de 54 años y 28 días para crear uno de los legados más importantes de este deporte.

Severiano nació en Pedreña, al sur de la Bahía de Santander, una zona con una enorme tradición golfística, la cual siempre fue parte esencial de su vida. Su papá, sus hermanos y sus tíos fueron destacados jugadores del deporte de los bastones.

A la corta edad de 16 años ya era profesional, pero su entrada triunfal fue poco tiempo después cuando, con 18 años, quedó empatado en segundo lugar con un ya consagrado Jack Nicklaus, en el Open Championship de 1976.

El primero de sus cinco Majors llegaría en este mismo torneo en 1979, mientras que en 1980 se convertiría en el primer europeo en ganar el Masters de Augusta, hazaña que repetiría en 1983.

Además, Ballesteros ha sido uno de los  europeos más destacados de la Ryder Cup, consiguiendo 22 1\2puntos en 37 enfrentamientos.

A pesar de que en los noventa no pudo jugar de manera constante debido a severos problemas en la espalda, obtuvo 50 victorias a lo largo de su carrera en el Tour Europeo, convirtiéndolo en el máximo vencedor de este circuito. También fue el primer número uno del ranking mundial, que se inauguró en 1986 y en el que logró mantenerse durante 61 semanas como el mejor jugador del orbe.

En 2008 se le detectó un tumor en el cerebro por el cual tuvo que ser operado en cuatro ocasiones. Aunque su reacción fue favorable a las quimioterapias y tratamientos, lamentablemente perdió la vida en 2011; no sin antes crear la Fundación Seve Ballesteros que ayuda a combatir esta terrible enfermedad.

Pese a que vivió poco más de 54 años, el español pasará a la historia como el golfista que logró poner a Europa continental en la élite del golf mundial.

Severiano Ballesteros es tan importante en España que el Aeropuerto de Santander fue nombrado en su honor.

Arnold Palmer

Arnold Palmer está considerado como el jugador más carismático de toda la historia, motivo por el cual atrajo la atención de millones de espectadores, familiarizados o no con el deporte. A ese grupo de seguidores se les conoce como Arnie’s Army, El Ejército de Arnie.

Palmer comenzó su relación con el golf desde pequeño, debido a que su padre, encargado de mantenimiento del campo Latrobe Country Club, le enseñó a jugar.

En 1954, cuando tenía 25 años, ganó el U.S. Amateur Championship y decidió volverse profesional. Su primer triunfo en el PGA Tour se dio en 1955, en su temporada debut.

En ese periodo empezaban las transmisiones de torneos de golf por televisión y el carisma de Arnold Palmer fue el ancla para que los televidentes se interesaran en ellas. Arnie ayudó a acercar este deporte a todo el mundo y es el responsable del entusiasmo desarrollado por la clase media respecto al deporte de los bastones. Probablemente, sin el carisma del Rey hoy en día esta actividad no sería tan popular.

A lo largo de su carrera logró 62 triunfos en el PGA Tour, sólo por debajo de Sam Snead, Tiger Woods, Jack Nicklaus y Ben Hogan, también ganó siete Majors, destacando sus cuatro chaquetas verdes, y fue el primer jugador en la historia en obtener un millón de dólares.

Una vez que colgó los bastones, se mantuvo muy cercano al golf, el cual se convirtió en una de sus prioridades, junto con el trabajo comunitario.

Arnold Palmer fue uno de los fundadores de Golf Channel, el canal especializado con mayor relevancia en el ramo, así mismo, se encargó de llevar el golf a China al diseñar el primer campo en dicho país.

El Rey puede no estar con nosotros, pero su fama y nobleza permanecen en el Ejército de Arnie, un grupo de fanáticos que se multiplica día con día.

Al final de la fiesta

Hemos compartido con estos grandes sin darnos cuenta, cada vez que tomamos los bastones, cada vez que volvemos a jugar dejando de lado el puntaje, simplemente porque el deporte es noble y el deseo por estar en el campo es irresistible. Los tenemos cerca cuando contemplamos los torneros del fin de semana o asistimos al WGC-Mexico Championship emocionados por cruzar la mirada con alguno de los jugadores.

El cuerpo se agota y la carne desaparece lentamente, esas enseñanzas nos deja el paso del tiempo, no obstante, alcanzar la inmortalidad es posible, como lo demuestran los lugares que estas figuras ocupan en la historia del golf. La personalidad, el compromiso, la entrega por encima de toda limitación son los matices que podemos observar en sus trayectorias, la luz que nos guía para alcanzarlos. Y si logramos encontrarlos en la sonrisa de un principiante que clasifica al PGA Tour, en la amabilidad del nuevo número uno del mundo, o en el entusiasmo y la fortaleza del próximo que ostente un Grand Slam, sabremos que su camino no ha terminado.

Los hijos de Tiger Woods nacieron en el Winnie Palmer Hospital for Women & Babies, fundado por Arnold Palmer.

Leave a comment

Add your comment here