Odio dignissimos blanditiis qui deleni atque corrupti.

d

The Point Newsletter

    Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

    Follow Point

    Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

    De Baby-Benz a Clase C

    Lanzado en 1982 como un vehículo de categoría intermedia, el Mercedes-Benz 190 fue bautizado cariñosamente por los usuarios como “Baby-Benz”, al ser el más pequeño de la marca alemana.

    Debido a su aceptación en el mercado, este modelo continuó fabricándose, y en 1993 se le cambió el nombre a Clase C, del cual se han vendido hasta la fecha más de 10.5 millones de unidades. Para muchos clientes, el Clase C significa el acceso al segmento de vehículos de gama alta.

    La versión presentada recientemente es la de un auto deportivo con suaves líneas aerodinámicas, acentuadas por un cofre con resaltes longitudinales, combinada con el parabrisas y el habitáculo en una posición más atrasada, proporciones clásicas que los especialistas denominan cab-backward-design.

    Esencia deportiva

    La parrilla del radiador del modelo básico integra una estrella central con ventilas, mientras que en la versión Avantgarde se le añaden elementos ornamentales en las ventilas y un marco cromado. La parrilla de efecto diamante con el diseño de estrella en cromo, es un distintivo que identifica a los vehículos de la línea AMG Line.

    La configuración posterior incluye los rasgos típicos de un sedán Mercedes-Benz; por su disposición, las luces traseras lucen como un detalle de gran profusión y diseño inconfundible, tanto de día como de noche.

    Es la primera ocasión que cuenta con luces traseras de dos piezas.

    Fotos: Cortesía Mercedes Benz

    “En el abecedario, las letras C y S ocupan casi extremos opuestos. En nuestra cartera de productos están ahora más cerca que nunca. El Clase C es ya el sedán más vendido de Mercedes-Benz”.

    Ola Källenius, Presidente de Daimler AG y Mercedes-Benz AG

    Las pantallas LCD muestran imágenes brillantes que facilitan el control de las funciones del vehículo y de confort, con la opción a elegir tres estilos de visualización: clásico, deportivo y discreto.

    El asistente de voz Hey Mercedes es cada vez más inteligente, y permite ampliar la aptitud de diálogo y de comandos activando los servicios online en la aplicación Mercedes Me.

    Ahora pueden iniciarse determinadas acciones sin necesidad de pronunciar las palabras clave “Hey Mercedes”; también es capaz de reconocer la voz de los distintos ocupantes. Con la función Smart Home de MBUX, el Clase C funciona como una central de mando móvil para el domicilio del dueño del vehículo.

    Los asientos delanteros fueron mejorados, con la función opcional de masaje en la espalda, a través de ocho cojines de aire ubicados en el respaldo; a la vez, puede equiparse con calefacción en los asientos traseros.

    El paquete Air-Balance ambienta el habitáculo con una fragancia personal, además de ionizar y purificar el aire del interior.

    Lujoso interior

    El tablero de instrumentos consta de dos secciones: superior e inferior. La primera ofrece un perfil en forma de ala con nuevos difusores redondos, más planos, que rememoran las barquillas de los reactores de una aeronave.

    El área inferior incluye un elemento de adorno en una generosa superficie, mientras que el tablero de instrumentos y el visualizador central están orientados ligeramente hacia el conductor.

    La pantalla táctil LCD de alta definición y 24.1 cm en diagonal —con la opción a una de 30.2 cm— parece flotar por delante del piloto. Desde la pantalla pueden observarse las funciones del vehículo; por su formato vertical, es de fácil visualización, sobre todo para la navegación.

    Al igual que el reciente Clase S, el nuevo Clase C cuenta con la segunda generación de MBUXMercedes-Benz User Experience—, convirtiendo el habitáculo en más digital e inteligente, debido a que el hardware y el software han experimentado un gran salto cualitativo.

    Modernos motores de cuatro cilindros

    El nuevo Clase C apuesta por una electrificación sistemática de todos los modelos de la gama, y una estrategia inteligente de downsizing para establecer un estándar original en el campo de la eficiencia. La serie de propulsores consta exclusivamente de grupos de cuatro cilindros de la actual familia modular de motores de Mercedes-Benz FAME—Family of Modular Engines—.

    Los motores funcionan con sobrealimentación por medio de un turbocompresor y, por primera vez, también con la asistencia inteligente de un alternador arrancador integrado —ISG— en el margen bajo de revoluciones. Esta función los convierte en modelos híbridos parciales—Mild-Hybrid— de segunda generación, y es la clave de un desarrollo sobresaliente de la potencia.

    La protección de los viajeros está asegurada por Pre-Safe, para choques frontales y posteriores; Pre-Safe Impulso Lateral —disponible en combinación con el paquete de asistencia a la conducción Plus—, permite configurar una zona virtual de deformación controlada en torno a la totalidad del vehículo.

    Con todo lo anterior, el Baby Benz se convirtió en todo un señor automóvil.

    1993

    aparece la denominación Clase C

    10.5 millones

    de Clase C vendidos

    100 países

    comercializan el Clase C

    Comparte la nota en tus redes:

    Leave a comment

    Add your comment here