Odio dignissimos blanditiis qui deleni atque corrupti.

d

The Point Newsletter

    Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error.

    Follow Point

    Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

    Serenidad colonial

    Belmond Casa de Sierra Nevada, ubicado en San Miguel de Allende, evoca el encanto de una época pasada y, a la vez, ofrece lujosas opciones de entretenimiento, desde clases de cocina, hasta tratamientos de spa y rondas de golf.

    A

    tan sólo 96 kilómetros de Guanajuato, se encuentra un pequeño pueblo que enamora a sus visitantes por sus calles empedradas y refinados edificios que exhiben el estilo barroco del siglo XIX. San Miguel de Allende es el destino predilecto para los amantes del arte, ya que es un escondite de descanso diseñado para estar en contacto con la naturaleza, la arquitectura y la historia mexicana.

    Caminar es la mejor manera de descubrir los encantos de este sitio que destila tranquilidad y enamora por sus paisajes, por ello, aparte de brindar a sus huéspedes la más alta propuesta de exclusividad, Belmond Casa de Sierra Nevada, también ofrece actividades para todos los gustos, con la intención de salir de la rutina y generar recuerdos.

    Para los deportistas y amantes del golf, el recinto ofrece tarifas preferenciales de greenfees para jugar en los dos campos más lindos de la ciudad: Club de Golf Malanquín —único club en Guanajuato perteneciente a la Federación Mexicana de Golf— y Ventanas de San Miguel.

    Diversión y Talento

    En esta ocasión, realicé un recorrido por los 18 hoyos de Ventanas de San Miguel, un campo par 70 de 7,141 yardas, diseñado por Nick Faldo, sobre un terreno de 139 hectáreas e integrado a un desarrollo residencial. Desde las mesas de salida, se admiran hermosas vistas de los alrededores, que incluyen una variedad de cactus, arroyos y frondosos árboles.

    Inaugurado en 2010, Ventanas de San Miguel cuenta con mesa de práctica, cinco distancias desde el tee —rojas, doradas, blancas, azules y negras— y casa club que ofrece todos los servicios, incluido el hoyo 19, y proshop con lo último en equipo, moda y tendencias del golf.

    El hoyo insignia es el 18 —y segundo más difícil—, un largo par 4 de 528 yardas desde las marcas negras. Su característica es la localización del green, que tiene como fondo la Parroquia de San Miguel Arcángel, icónica construcción de estilo barroco, que distingue a San Miguel de Allende.

    Legado de juego

    Al realizar el segundo golpe en el mencionado hoyo 18, el jugador debe de dirigirse preferentemente hacia ella, con el objetivo de apuntar hacia la bandera y conseguir el tiro perfecto.

    El recorrido por cada uno de los hoyos resulta inolvidable, gracias a la labor de la firma internacional de arquitectos Schmidt & Curley, combinada con la genialidad de Nick Faldo.

    El escenario ofrece al jugador el reto de sus pendientes, que obliga a pensar cada uno de los golpes; a cambio, sus amplios greens y fairways premian a los buenos tiros, al mantener la bola lejos de los arroyos y lagos que están presentes en casi todo la ronda.

    Los méritos del jugador inglés, sir Nick Faldo, en el golf son reconocidos en todo el mundo, entre ellos, haber sido el jugador número uno, con más de 70 victorias incluidos seis Majors —tres The Open Championship e igual número en The Masters Tournament—.

    • Diseño: Sir Nick Faldo
    • Apertura: 2010
    • Hoyos:18
    • Par: 70
    • Yardas: 7,141
    • Hoyo insignia: 18
    • Tipo de pasto: Fairways: azul de Kentucky / Greens: Bent Grass

    Exquisitez para el alma

    Casa de Sierra Nevada se distingue por su magnífica propuesta gastronómica y, resultado de ello, es el éxito de Andanza, el icónico restaurante del recinto que también es de los más destacados de la ciudad colonial para degustar comida regional con influencia contemporánea.

    Desde 2010, la comida mexicana es considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, lo mismo aplica para técnicas como el uso del comal, el metate y las ollas de barro, por ello, Casa de Sierra Nevada idealizó una creativa manera de acercar al huésped con la deliciosa cocina nacional.

    Se trata de Sazón, la escuela del hotel que refleja la esencia de las tradicionales cocinas mexicanas, y el uso de accesorios como los mandiles de plástico y el correcto uso de ingredientes como el mole y el molcajete.

    Los talleres que se imparten en Sazón son inspirados en recetas típicas como chiles en nogada, tamales y se organizan de acuerdo al calendario y las festividades próximas a celebrarse. Algunos de los temarios son ingredientes de temporada, excursiones al mercado, especialidades mexicanas y clases de cocina saludable inspirada en técnicas mexicanas.

    Rejuvenecimiento natural

    Rindiendo homenaje al majestuoso río Laja, que fluye a través de las montañas de Guanajuato, Laja Spa es un lugar de purificación y rejuvenecimiento que brinda tratamientos de sanación tradicional, hasta técnicas modernas. En este sitio de tres cabinas, salón de belleza y gimnasio, se imparten tratamientos autóctonos que van más allá de la liberación corporal; el fin es activar los chakras y emociones de manera natural para alcanzar un bienestar integral.

    El menú de tratamientos en Laja Spa ofrece variedad de servicios como piedras calientes, tejido profundo, Lomi Lomi y, por supuesto, el ya conocido Masaje Laja. Se trata de un procedimiento de 80 minutos en el que se descontractura el cuerpo por medio de manipulaciones —con distintos tipos de presión— para equilibrar el sistema nervioso y relajar el espíritu.

    El nuevo tratamiento de temporada, Ritual Primavera, se ha convertido en un éxito sensorial: la relajación inicia con una envoltura desintoxicante con hierbas curativas, seguida de una exfoliación y un tratamiento hidratante calmante, algunos de los ingredientes que se utilizan son manzanilla, tamarindo, té verde y guayaba, que aportan múltiples beneficios a la piel.

    Leave a comment

    Add your comment here